¿Busca compañía, a alguien con quien pueda compartir sus problemas y regocijarse en sus victorias? Si ha aceptado a Cristo como salvador personal, Él quiere ser esa persona para usted. Su relación personal con Jesucristo influirá en todas sus demás relaciones.