El amor de nuestro Señor y Salvador no conoce límites, fronteras, excepciones ni condiciones.