Hoy en Radio

El desafío de la conversación del creyente

Nuestra lengua tiene el potencial de edificar o de destruir a la gente. Puede infundir gran alegría, felicidad, paz, confianza y seguridad a los demás, o puede destruir absolutamente toda posibilidad de esas cosas en cuestión de segundos.