¿Es posible estar en el centro de la voluntad de Dios y no involucrarse en la obra misionera? ¡La respuesta es no! Aunque no todos los creyentes sean llamados a ir a una tierra extranjera, todos somos llamados a ser misioneros. ¿Ha respondido usted al llamado misionero?