Es importante reconocer que las pruebas son parte de la vida, tanto del creyente como del no creyente. El Dr. Stanley nos enseña bíblicamente cómo podemos responder de manera adecuada ante ellas; y solo así ser bendecidos.