En este mensaje, el Dr. Stanley explica que la misma paz que sobrepasa todo entendimiento de la cual habló el apóstol Pablo en la carta a los Filipenses, está disponible para cada creyente. Sin importar lo que suceda a nuestro alrededor, nuestro mundo interior puede ser gobernado por la paz de Cristo.