En este mensaje, el Dr. Stanley habla de cómo debemos hacer realidad la verdad de nuestra posición como santos elegidos. Por haber sido salvos por la gracia de Dios, y por ser morada del Espíritu Santo, tenemos la justicia de Cristo en nosotros.