En este mensaje, el Dr. Stanley habla de por qué los cristianos debemos vernos a nosotros mismos como santos enriquecidos. Esto no quiere decir que tengamos una gran cantidad de posesiones materiales, sino que somos espiritualmente ricos por los recursos de Cristo.