Sólo un minuto

Cómo buscar al Señor