Sólo un minuto

Cómo orar por nuestras necesidades