Sólo un minuto

Cuando Dios dice que no