Sólo un minuto

Dios conoce sus necesidades