Sólo un minuto

El favor de Dios en las pruebas