solo un minuto

El propósito final de Dios para nuestras pruebas