Sólo un minuto

El valor de buscar al Señor