Sólo un minuto

La meditación: La clave para escuchar a Dios