ENCUENTRE SU LUGAR EN LA HISTORIA DEL PUEBLO DE DIOS

¡Nos alegra recibirle! Para empezar, asegúrese de suscribirse a la guía trimestral y de hacer clic a continuación para encontrar los recursos exclusivos de este mes.

DEMOSTREMOS HOSPITALIDAD A LOS DESCONOCIDOS

“Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones. Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios”. –1 Pedro 4.9, 10

Parte de nuestra responsabilidad como cristianos es recibir a los desconocidos con los brazos abiertos para que podamos practicar la humildad, el amor y la generosidad. Tenemos la oportunidad de extender una hospitalidad amable y unificadora a los que nos rodean, al utilizar nuestras acciones para hacerles saber que son apreciados. Así que debemos buscar cumplir el mandato de Dios de demostrar auténtica hospitalidad a los que nos rodean.

¡No olvide marcar cada sección como terminada al finalizar las actividades!

CÓMO ALENTAR A OTROS



En nuestro caminar con Dios es edificante escuchar palabras amables, positivas y reconfortantes de aquellos cercanos a nosotros. El Señor Jesús es nuestro mejor ejemplo a seguir. Vea el mensaje del Dr. Stanley, "Cómo alentar a otros", para aprender cómo relacionarnos con los demás, edificarnos unos a otros y ser más como Cristo.

DEMOSTREMOS LA HOSPITALIDAD A LOS QUE NOS RODEAN

Dios nos ha ordenado que acojamos y seamos bondadosos con los demás al demostrar hospitalidad. Pero no siempre es posible invitarlos a nuestro hogar debido a ciertas situaciones. Mostrar hospitalidad no siempre es fácil, pero hacer pequeñas cosas en nuestra vida diaria asegura que Dios reciba cada vez más alabanzas.

Diez maneras fáciles de dar la bienvenida sin agobiarse:

Cuestiones de trabajo
Conviértase en una fuerza de bienvenida en el lugar de trabajo. Organice una comida mensual, alguna fiesta de celebración ante la llegada de un bebé o traiga galletitas una vez al mes.

Sea un anfitrión creativo
Si no puede recibir gente en su casa, organice una reunión en algún parque o lleve víveres a la casa de un amigo para cocinar, ¡y no olvide limpiar la cocina!

Le invitamos a leer el artículo,  "Diez consejos para hacer espacio" para descubrir diez maneras creativas de ser hospitalario.

MEMORICEMOS VERSÍCULOS CLAVE

Recitar las Sagradas Escrituras puede proporcionar el conocimiento que usted necesite durante momentos específicos en la vida. En su diario personal o en una hoja de papel, escriba uno o dos versículos bíblicos para memorizarlos. Puede empezar con un par de versículos centrados en el tema de este mes: la hospitalidad, como 3 Juan 1.5 y Romanos 13.10.

PRACTIQUEMOS LA HOSPITALIDAD

Este mes, aprendimos la importancia de ser hospitalarios, extendiendo la bienvenida y el afecto tanto a creyentes como a no creyentes, sean extraños o amigos. Le invitamos a ponerlo en práctica, esta oración puede ayudarle a empezar:

“Padre celestial: Tu amabilidad, amor y sacrificio me han dado un ejemplo a seguir.
Ayúdame a reflejar los mismos atributos en mis interacciones con las personas. Señor, ayúdame a ver las necesidades de quienes me rodean y, si es tu voluntad, satisfacerlas con generosidad. Te ruego que me des un corazón lleno de amor por mis vecinos, así como por los extraños. Que tu Espíritu me llene de valor para amar a mis enemigos y también para ser más generoso. Ayúdame a ser una extensión de tu hospitalidad en el mundo. Amén”.

Le animamos a poner en práctica esta oración con acciones intencionales de hospitalidad.