Hagamos discípulos en el Amazonas

Muchas tribus indígenas en el Perú nunca han escuchado el nombre de Jesucristo, pero en los confines de la selva hay siervos fieles que usan los recursos de En Contacto para compartir el mensaje del evangelio y hacer crecer la Iglesia.

En los confines del Amazonas, muchas tribus indígenas no han escuchado el nombre de Jesucristo. Al punto que Perú tiene uno de los números más altos de personas no alcanzadas por el evangelio en América del Sur. En la selva, la electricidad es limitada, si es que está disponible, y radios y televisores a menudo son desconocidos.

Pero los siervos fieles en áreas remotas del Perú tratan de hacer que el mensaje de salvación sea más accesible, al compartir los recursos bíblicos que tienen, reuniéndose con entusiasmo para estudiar la Palabra de Dios e inspirando a otros a difundir el evangelio.

Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.
—2 Timoteo 2.2

A medida que el mensaje de salvación es anunciado, la pasión por el Señor se extiende como la pólvora. Muchos líderes comunitarios y pastores hacen largos viajes para recibir capacitación y herramientas que les ayuden a compartir las buenas nuevas, a menudo viajando a pie por la selva o por agua en canoas. ¡Algunos de estos viajes pueden durar más de una semana! Sus viajes los llevan a Aurora, un centro de capacitación de 97 hectáreas para indígenas en la cuenca del río Amazonas.

Durante el entrenamiento en Aurora, reciben recursos del Equipo Mensajero de En Contacto como la Antorcha y las tarjetas micro SD, oran los unos por los otros y desarrollan habilidades para hacer crecer iglesias en casas y discipular a sus tribus. Sintiéndose alentados, los asistentes regresan a sus aldeas y reúnen a sus vecinos para escuchar la Palabra de Dios. Más y más personas indígenas están llegando a la fe al escuchar el mensaje trascendental del evangelio.

Dispositivos como la Antorcha hacen posible el evangelismo y el discipulado al proporcionar las herramientas bíblicas y los recursos de audio necesarios para ministrar a sus comunidades y plantar iglesias. En una región donde la electricidad es escasa, la Antorcha, al funcionar con energía solar, ilumina los hogares en un sentido literal y espiritual.

Individuos como Marcos Costa y Rolando Pérez trabajan para facilitar el entrenamiento en Aurora y acompañar a tribus como los Urarina, Capanahua, Cacataibo, Juni Kuin, Matsés, Asháninka y Yine, en la capacitación de los fieles para compartir la Palabra de Dios dentro de sus comunidades y pueblos vecinos.

Debemos orar para que cada vez que se encienda la Antorcha, sea como el fuego.

—Rolando Pérez

remote village along the Amazon

Pastores y líderes tribales son entrenados para usar recursos del Equipo Mensajero, como la Antorcha.

Después de mudar a su familia para servir en la selva, Rolando Pérez se enfrentó a una increíble tragedia personal. Su pequeña hija se enfermó con un virus que le quitó la vida. Pero incluso en medio de su dolor, sintió que el Señor le decía que se quedara, pues todavía quedaba trabajo por hacer en esta región con los indígenas.

Rolando siguió con fe el mandato del Señor. Desde entonces, ha sido un “pastor de pastores”, que discípula a los líderes de la iglesia y a otros creyentes, y los anima a predicar el mensaje de salvación. Rolando nos cuenta que su oración es que muchos discípulos compartan las buenas nuevas en todas partes en cumplimiento de la Gran Comisión.

“El llamado del Señor a la Iglesia es hacer discípulos para el reino”, dice Rolando, subrayando la necesidad de mentoría y apoyo constante para los remotos y marginados habitantes de la selva peruana. Aquí, la Antorcha de En Contacto proporciona una manera de ofrecer orientación, esperanza y garantía de la Palabra de Dios, incluso cuando Rolando no puede estar con ellos en persona.

Cuando Rolando y su equipo visitan por primera vez una aldea, pueden ir de casa en casa evangelizando con la Antorcha. A medida que las personas escuchan y desean saber más, la Antorcha proporciona un medio para que las Sagradas Escrituras y los mensajes del Dr. Stanley les ayuden a crecer en su fe y obtener respuestas a sus preguntas.

Además de distribuir Antorchas, Rolando ayuda a capacitar a los plantadores de iglesias y pastores en Aurora. Llama a cada uno de estos líderes una poderosa herramienta del Señor, al comparar el entrenamiento que reciben con el entrenamiento de los soldados. Mientras estos hermanos en Cristo ministran a sus vecinos, Rolando ha podido dedicar más tiempo a contactar comunidades que todavía no conocen al Señor: “Todo lo que hago es ir y continuar el trabajo que Dios está haciendo: casas, comunidades, familias que se vuelven a Cristo”.

Nuestro objetivo es que estas iglesias se reproduzcan y que los creyentes vayan a otros grupos para predicar el evangelio.

—Marcos Costa

remote village along the Amazon

Nuestro objetivo es que estas iglesias se reproduzcan y que los creyentes vayan a otros grupos para predicar el evangelio.

Marcos y su esposa sintieron el llamado a venir al Perú hace más de una década, sintiendo la motivación de compartir a Cristo con aquellos que no tenían manera de conocerlo o elegirlo. “No tienen la alternativa de que el evangelio transforme sus vidas”, dice Marcos, pero el Señor ha puesto en sus corazones el ganar tribus no alcanzadas en la selva, “hasta lo último de la Amazonía peruana”. A través de su trabajo supervisando el desarrollo de programas y capacitación en Aurora, puede alentar a los creyentes a compartir la luz de Cristo e iluminar nuevas formas de vida para los incrédulos, catalizando un movimiento de plantación de iglesias locales e iglesias en casas.

Marcos estima que hay 36 grupos étnicos en la región, habiendo ya contactado a varios de ellos. Sin embargo, puede haber hasta nueve tribus inalcanzadas por completo. Marcos describe a muchos de estos grupos como “semi-alcanzados” o “semi-contactados”. Son tribus donde solo algunas de las aldeas han escuchado el evangelio y no han tenido un discipulado constante. Marcos cree que es imperativo llegar a estos grupos: “Las personas sin Cristo se acuestan y se levantan sin posibilidades. Es urgente hablarles de Cristo”.

Una temporada sin suficientes lluvias en la selva o con agua contaminada puede conducir a más pobreza, lo que hace que muchos de los indígenas no puedan satisfacer sus necesidades básicas, como comida y agua para sus familias y aldeas. Para muchos de estos hombres y mujeres, esto empeora lo que Marcos llama “pobreza espiritual”, la cual a menudo se manifiesta en forma de depresión, embriaguez y conflictos maritales.

Marcos nos dice que cuando los representantes de estas tribus regresan de la capacitación con recursos y les cuentan a sus vecinos incrédulos acerca de Cristo, la diferencia es inmediata. Las personas que reciben el evangelio lo llaman “vida nueva”: los matrimonios se transforman, los hombres y las mujeres se liberan de su alcoholismo y surge un sentimiento de esperanza. Hoy en día, hay más de 20 iglesias en la región a las que sirve, y recursos como la Antorcha de En Contacto son una parte integral de este movimiento en aumento. “Sin un Mensajero no habría un pastor en muchas comunidades”, enfatiza Marcos.

El Señor ha encendido una pasión por su Palabra entre la gente de la Amazonía peruana y con el generoso apoyo de personas como usted, las comunidades indígenas recibirán nuevos recursos para compartir las buenas nuevas de la salvación, trayendo consigo discipulado y crecimiento del Cuerpo de Cristo en los confines más lejanos de la selva.

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A

Artículos relacionados

Amados tal como somos

Fingimos estar muy bien, pero a menudo estamos viviendo una falsa apariencia. No desperdicie su tiempo buscando la perfección, cuando puede buscar a Cristo quien le perdona y acepta ...

por