La provisión de Dios y nuestra mayordomía

Cristo pago nuestra deuda por completo, pero después de que aceptamos su generoso regalo de salvación, nos invita a ser igual de generosos con otros.

Jesucristo lo pagó todo, pero después de que aceptamos su generoso regalo de salvación, nos invita a ser también generosos con otros. “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Mt 16.24). En lugar de vivir para nosotros, nos invita a vivir por el bien de otros, tal como lo hizo Él, porque Dios amó tanto al mundo, que renunció a lo que más valoraba para darnos el don de la vida eterna (Jn 3.16).

Sin embargo, aunque estemos agradecidos por la generosidad que recibimos de Cristo y de otros, nos puede resultar difícil ser generosos. Sabemos que el valor de un regalo está en el sacrificio, pues el dador debe pagar un precio, lo cual puede ser intimidante. Por tanto, en lugar de ello, nos esforzamos en ser autosuficientes. Esto nos hace codiciosos, ya que no sabemos lo que depara el futuro y lo que necesitaremos. Al perseguir lo desconocido, trabajamos en perjuicio de nuestras relaciones y de nosotros mismos. Robamos, atesoramos y retenemos lo de los demás, todo por mantener nuestra seguridad.

Cristo nos advierte contra tales actitudes egocéntricas: “¡Tengan cuidado con toda clase de avaricia! [porque] La vida no se mide por cuánto tienen” (Lc 12.15 NTV). Por el contrario, la vida consiste en entregarnos a otros, y el Señor recompensa nuestra generosidad. El autor de Hebreos nos recuerda: “de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios” (Heb 13.16).

Por esta razón, hemos compilado este folleto lleno de las enseñanzas del Dr. Stanley sobre cómo podemos ser buenos administradores de nuestro tiempo, talentos y dinero. Como Salomón dijo sabiamente: “Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza” (Pr 11.24). Esperamos que el Señor use este folleto para ayudarle a usted a tomar decisiones sabias con respecto a sus recursos personales y para disfrutar con Cristo una vida generosa.

Haga clic para descargar el folleto digital gratuito “La provisión de Dios y nuestra mayordomía”

Temas relacionados:  Mayordomía  |  Dinero

Artículos relacionados

Amados tal como somos

Fingimos estar muy bien, pero a menudo estamos viviendo una falsa apariencia. No desperdicie su tiempo buscando la perfección, cuando puede buscar a Cristo quien le perdona y acepta ...

por
¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A