Buena disciplina

  • 07 de diciembre de 2018
viernes 07

Hebreos 12.4-11

Para obtener una comprensión más profunda de la naturaleza amorosa de la disciplina de Dios, trate de recordar su propia infancia. Tal vez usted escuchó decir a uno de sus padres: “Esto me duele más a mí que a ti”. En ese entonces, es posible que no apreciara ni creyera esas palabras. Ni comprendiera el verdadero significado hasta que se convirtió en adulto. La disciplina es dolorosa, tanto para el destinatario como para el administrador, pero los beneficios superan al sufrimiento.

Los buenos padres aman a sus hijos lo suficiente como para mirar más allá de su comodidad inmediata y trabajar en función de una meta más beneficiosa a largo plazo: la transformación de jóvenes necios y egocéntricos en adultos sabios y amorosos. El Padre celestial trabaja de la misma manera para ayudar a sus hijos a madurar. La disciplina divina es una parte necesaria del proceso, y una expresión de su amor y bondad.

Aunque Dios conoce los medios más efectivos para disciplinarnos, el resultado es influenciado por nuestras actitudes. Podemos elegir someternos y ser capacitados por Él, o rebelarnos y desperdiciar la oportunidad de crecer en semejanza a Cristo. Dios siempre busca nuestro bien, pero cuando elegimos nuestro propio camino, rechazamos lo mejor y entristecemos su corazón.

Si usted no alinea sus pensamientos con la verdad de las Sagradas Escrituras, el dolor y el sufrimiento de la disciplina divina pueden producir el fruto de una actitud amarga, un corazón airado y una visión distorsionada de Dios. De manera que, confíe en la voluntad perfecta del Padre celestial y dispóngase a aprender. Él producirá el fruto de la justicia en su vida.

Biblia en un año: Efesios 1-3

Otro contenido diario

Charles Stanley preaching New
Cuando entendemos quién es Jesús

“Vosotros, ¿quién decís que soy yo?”. El Señor Jesús le planteó esa pregunta a sus discípulos, la cual sigue resonando todavía en los corazones de la humanidad, exigiendo una respuesta.

New
Cómo ser constantes en la vida cristiana

Cuando le entregamos al Señor Jesucristo nuestro corazón, Él no lo remienda con un parche espiritual y nos deja para que sigamos andando por el camino de antes; la Biblia nos dice que nos transforma en una creación completamente nueva, renovada en mente y espíritu. Sin embargo, aunque seamos salvos, seguimos luchando para vivir glorificando a Dios.

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A
loader
Publicado el diciembre 12, 2018
La vida que permanece

Fuimos diseñados para ser las ramas, y la única manera en que seremos fructíferos es permaneciendo con sumisión en la fuente de nuestra vida.

Leer ahora
El devocional que busca no está disponible.
El archivo devocional no está disponible para las fechas en el futuro