Cómo dar y recibir exhortación

  • 05 de diciembre de 2018
miércoles 05

1 Tesalonicenses 5.12-15

La mayoría de nosotros estamos mucho más dispuestos a recibir instrucción de nuestros pastores que de otros miembros de la congregación. Sin embargo, el pasaje de hoy nos da algunos consejos acerca del funcionamiento de una iglesia.

Antes que nada, se nos dice que apreciemos y estimulemos a nuestros líderes. Nuestros pastores son quienes nos alimentan con la Palabra de Dios y cuidan de nuestra salud y crecimiento espiritual.

Pero ese pasaje describe también las responsabilidades que tenemos de amonestar, animar y ayudarnos unos a otros en la iglesia. No somos solo espectadores, pues se nos pide que nos ayudemos a crecer en la fe. Por lo tanto, consideremos algunas maneras de hacerlo:

Ver la presencia de Dios en medio de las dificultades. Cuando nos unimos a nuestros hermanos en la fe, podemos ayudarlos a desviar su enfoque de sus circunstancias y comenzar a ver sus pruebas como oportunidades para ser moldeados, para crecer y para descubrir lo que el Señor desee.

Involucrarse personalmente. La mejor manera de recibir exhortación es a través de encuentros cara a cara que permitan que la otra persona vea nuestra atención y preocupación. Además, al observar las reacciones, el discernimiento nos ayuda a entender los problemas y a percibir qué principios bíblicos aplicar.

Estar dispuestos a aprender. Al ayudar a otros a madurar, también debemos estar dispuestos a hacer cambios en nuestra vida, porque no podemos transmitir sabiduría a otros a menos que la persigamos nosotros mismos.

Puesto que nos han sido confiadas tales responsabilidades, debemos basarnos en la verdad de la Palabra para guiar a otros con sabiduría.

Biblia en un año: Gálatas 1-3

Otro contenido diario

Charles Stanley preaching New
Cuando entendemos quién es Jesús

“Vosotros, ¿quién decís que soy yo?”. El Señor Jesús le planteó esa pregunta a sus discípulos, la cual sigue resonando todavía en los corazones de la humanidad, exigiendo una respuesta.

New
Cómo ser constantes en la vida cristiana

Cuando le entregamos al Señor Jesucristo nuestro corazón, Él no lo remienda con un parche espiritual y nos deja para que sigamos andando por el camino de antes; la Biblia nos dice que nos transforma en una creación completamente nueva, renovada en mente y espíritu. Sin embargo, aunque seamos salvos, seguimos luchando para vivir glorificando a Dios.

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A
loader
Publicado el diciembre 12, 2018
La vida que permanece

Fuimos diseñados para ser las ramas, y la única manera en que seremos fructíferos es permaneciendo con sumisión en la fuente de nuestra vida.

Leer ahora
El devocional que busca no está disponible.
El archivo devocional no está disponible para las fechas en el futuro