El don de la exhortación

  • 04 de diciembre de 2018
martes 04

Romanos 12.3-8

La iglesia está llena de personas que tienen llamados e intereses diferentes. Cristo diseñó su Cuerpo para funcionar de esa manera al proveer diversos dones espirituales mediante los cuales se realiza su obra. Sin embargo, a veces estas diferencias pueden conducir a malentendidos, pues cada quien ve a través del lente de su  propio don.

La exhortación es uno de esos dones espirituales que pueden ser malinterpretado. Las personas con este don pueden usar palabras fuertes para exhortar a otros creyentes a madurar espiritualmente. A veces, esto implica identificar pecados como el orgullo o el egoísmo, y prescribir pasos correctivos basados en principios bíblicos. Otras veces, la exhortación puede incluir una explicación de las bendiciones de obedecer al Señor, así como advertencias acerca de las consecuencias de la desobediencia.

Usted puede haber notado que este don se da a menudo entre los pastores que exhortan al pueblo de Dios desde el púlpito, aunque también hay personas en la congregación que pueden tener dicho don. Como cristianos, necesitamos escuchar la verdad acerca de nosotros y de cómo estamos viviendo, aunque podamos querer evitarlo. Tal vez la forma en que se da el consejo nos parece demasiado presumida o poco acertada. En otras ocasiones, podemos cuestionar cómo se aplica la Biblia, o dudar de la autenticidad de quien nos exhorta.

En cualquier caso, siempre debemos comparar lo que escuchamos con la Palabra de Dios, no debemos rechazar la corrección solo porque no queremos escucharla. La sabiduría viene con una cuidadosa consideración del consejo al aferrarnos con firmeza a la Palabra.

Biblia en un año: 2 Corintios 9-13

Otro contenido diario

Charles Stanley preaching New
Cuando entendemos quién es Jesús

“Vosotros, ¿quién decís que soy yo?”. El Señor Jesús le planteó esa pregunta a sus discípulos, la cual sigue resonando todavía en los corazones de la humanidad, exigiendo una respuesta.

New
Cómo ser constantes en la vida cristiana

Cuando le entregamos al Señor Jesucristo nuestro corazón, Él no lo remienda con un parche espiritual y nos deja para que sigamos andando por el camino de antes; la Biblia nos dice que nos transforma en una creación completamente nueva, renovada en mente y espíritu. Sin embargo, aunque seamos salvos, seguimos luchando para vivir glorificando a Dios.

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A
loader
Publicado el diciembre 12, 2018
La vida que permanece

Fuimos diseñados para ser las ramas, y la única manera en que seremos fructíferos es permaneciendo con sumisión en la fuente de nuestra vida.

Leer ahora
El devocional que busca no está disponible.
El archivo devocional no está disponible para las fechas en el futuro