La victoria sobre el pecado

  • 26 de febrero de 2016
viernes 26

Tito 2.11-14

El pecado no tiene favoritos. Ataca a todo el mundo, sin tener en cuenta edad, raza o condición económica. No importa la forma que tome, siempre nos tienta para que hagamos nuestra voluntad. La rebelión es dañina y atractiva, y la repetición de conductas pecaminosas nos esclaviza.

La desobediencia comienza en nuestra mente. Una vez que la mente se involucra, la influencia se extiende a nuestra conducta y avanza hasta que finalmente estamos más afianzados en ella de lo que jamás imaginamos. Todo el proceso esta impregnado por engaño. Nos decimos que lo que hacemos no tiene nada de malo. Al fin y al cabo, todo el mundo se comporta igual.

Las exigencias del pecado siguen aumentando; sus beneficios son solo a corto plazo. Al final, experimentamos vacío en vez de satisfacción, dolor en vez de bienestar y pérdidas en vez de ganancias. El pecado divide nuestra mente y nuestras emociones. Entonces pasamos menos tiempo cumpliendo con nuestras responsabilidades, y más satisfaciendo nuestras ansias. También nuestro interés y nuestra preocupación por los demás se reducen. Con el tiempo, los sentimientos de culpa y de haber sido engañados hacen sentir sus efectos y llevan a deseos autodestructivos.

La fe en Cristo nos libra de la dominación del pecado. Por medio del Espíritu Santo tenemos el poder de rechazar los hábitos que nos controlan. El camino hacia la libertad comienza con la confesión, seguida por el reconocimiento de que no podemos detenernos por nuestra cuenta y, finalmente, con el compromiso a seguir la dirección de Dios. La lucha puede ser fuerte, pero en Jesús la victoria es segura (1 Co 15.57).

Biblia en un año: Deuteronomio 15-17

Otro contenido diario

Charles Stanley preaching New
Cuando entendemos quién es Jesús

“Vosotros, ¿quién decís que soy yo?”. El Señor Jesús le planteó esa pregunta a sus discípulos, la cual sigue resonando todavía en los corazones de la humanidad, exigiendo una respuesta.

New
Cómo ser constantes en la vida cristiana

Cuando le entregamos al Señor Jesucristo nuestro corazón, Él no lo remienda con un parche espiritual y nos deja para que sigamos andando por el camino de antes; la Biblia nos dice que nos transforma en una creación completamente nueva, renovada en mente y espíritu. Sin embargo, aunque seamos salvos, seguimos luchando para vivir glorificando a Dios.

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A
loader
Publicado el diciembre 12, 2018
La vida que permanece

Fuimos diseñados para ser las ramas, y la única manera en que seremos fructíferos es permaneciendo con sumisión en la fuente de nuestra vida.

Leer ahora
El devocional que busca no está disponible.
El archivo devocional no está disponible para las fechas en el futuro