Chofer y misionero

Por medio del Mensajero, Dios está haciendo un gran trabajo en Fai.

Julius Esunge vive en Virginia, pero su corazón nunca está lejos de su tierra natal, Camerún. En sus frecuentes visitas a Camerún para enseñar y predicar, el profesor de matemáticas y evangelista dedica tiempo para preparar a un grupo específico de hombres jóvenes. A jóvenes como Julius Fai.

Fai es un aficionado a los autos; es un mecánico que aprendió el oficio por sí mismo, y es excelente al volante. La madre de Fai murió cuando él tenía seis años de edad, de manera que él pasó su infancia bajo el cuidado de sus tías, de una casa a otra durante años. Cuando tenía 17 años se valía por sí mismo y ocupaba la posición más baja entre los ocho mecánicos del Taller Fako, en Buea, Camerún. Hoy, es el mecánico número dos, solo por debajo del propietario.

Pero, para Fai, más importante que el taller, es lo que él puede hacer al servicio de Dios. Hace algunos años se convirtió en el chofer de Esunge; desde entonces, Fai transporta a su mentor a los lugares donde se predica el evangelio y se distribuyen Mensajeros de En Contacto. Dondequiera que esté y en todo lo que esté haciendo, Esunge nunca pierde la oportunidad de hablar del amor de Dios. Y su ejemplo ha contagiado a Fai. Él tiene muchos momentos de quietud, mientras espera a Esunge para transportarlo; pero utiliza ese tiempo para escuchar el Nuevo Testamento en su Mensajero. Y mantiene sus ojos abiertos para ser un embajador de Cristo de una manera sencilla y efectiva.

En una oportunidad, cuando el presidente de Camerún se encontraba en Buea en un asunto oficial, Fai estaba fuera del recinto con un miembro de la guardia presidencial. Así que le dio a esta persona una Micro tarjeta cargada con el contenido del Mensajero, para su teléfono celular. “Usted está de pie aquí todo el tiempo”, le dijo. “Quizás esto pueda serle de ayuda”.

En sus muchos momentos de quietud, escucha el Nuevo Testamento y mantiene sus ojos abiertos para ser un embajador de Cristo.

En otra ocasión, Fai estaba escuchando su Mensajero cuando alguien se le acercó demostrando curiosidad por el dispositivo. Al enterarse de que se trataba de una Biblia en audio, el hombre le preguntó si podía quedárselo. De manera que, Fai se lo obsequió gustosamente.

Por medio del Mensajero, Dios también está haciendo un buen trabajo en Fai. Puede que él no se esté reuniendo con las personas más importantes de la nación, pero Fai está atento a las oportunidades. Cuando él se acerca con la buena nueva de Jesucristo, con su magnífica y amplia sonrisa, nadie lo puede rechazar.

 

Fotografía de Ben Rollins
Temas relacionados:  Evangelización

Artículos relacionados

Amados tal como somos

Fingimos estar muy bien, pero a menudo estamos viviendo una falsa apariencia. No desperdicie su tiempo buscando la perfección, cuando puede buscar a Cristo quien le perdona y acepta ...

por
¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A