El buen vecino

Gershon se dió cuenta de que Dios estaba enviando a equipos misioneros. ¿Y qué mejor manera de llegar a una multitud, que con un montón de voluntarios dedicados?

No es un agente secreto, pero tiene algo de agente. Estadounidense de nacimiento, y con el alias de Gershon, vive inmerso en el campo, un contacto clave para los equipos misioneros a corto plazo en Israel. Gershon tiene su hogar en Galilea, en una maraña de vecindarios, donde vive con su familia. Y allí, en un cuarto del sótano de bloques de cemento que se encuentra debajo de la sala, se encuentran en treinta idiomas, Biblias, folletos de las Sagradas Escrituras y panfletos de evangelización apilados en estantes.

En un tiempo, Gershon y su esposa, una cristiana israelí, se preguntaban cómo llevar el evangelio a medio millón de personas en su región de Galilea. Eran misioneros novatos, y según ellos mismos, “daban tumbos, tratando de entender qué debían hacer”. Aunque oraban, se mantenían ocupados, e incluso buscaban oportunidades fuera de lo común, se desenfocaban de sus proyectos visitando equipos misioneros que necesitaban recursos y conocimiento local.

Entonces se dieron cuenta de que Dios estaba enviando a estos equipos misioneros. ¿Y qué mejor manera de llegar a una multitud, que con un montón de voluntarios dedicados? Así que, desde hace una década, Gershon ha recolectado recursos evangelísticos y desarrollado programas para hasta 48 grupos de visitantes al año, de todas partes del mundo. Él les dice: “Ustedes no están aquí para ayudarme a mí; yo estoy aquí para ayudarlos a ustedes. La evangelización es suya, pero aquí tengo una sugerencia de cómo pueden usar su tiempo”.

Un proyecto que está dirigido a las 120 comunidades del valle de Jezreel, un área del tamaño de Atlanta, Georgia. Los obreros han hecho campaña con oración y literatura cristiana en un tercio de los hogares, sabiendo que una semilla sembrada por un equipo puede ser cosechada por otro la semana siguiente, o años después.

A Gershon le emociona el saber que más judíos estén viniendo a Cristo. Aunque el total sigue siendo menos del 0,5 %, ha visto que el número de creyentes ha pasado de unos 3.500 a 10.000.

Al igual que un buen agente secreto, Gershon siempre está listo: mantiene un perfil bajo, sabe a dónde se dirigen todos, y tiene a mano lo que más necesitan.

 

Fotografía por Ben Rollins

Temas relacionados:  Evangelización

Artículos relacionados

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A