Equipados con propósito

En las dificultades más profundas, Darrell Cheek necesitaba un cambio y ha estado compartiendo la Palabra de Dios desde entonces.

Darrell Cheek abrió su mochila y sacó un pequeño dispositivo del tamaño de un teléfono celular. Luego lo entregó al director de una prisión de mujeres en Titiyan, Haití, donde Cheek, un estadounidense, va con frecuencia en viajes misioneros.

“¿Qué es esto?”, preguntó el director. Cheek le explicó que era el Mensajero de En Contacto, un dispositivo alimentado con energía solar que contiene la Biblia y sermones de un pastor en los Estados Unidos. “¿Puedo quedármelo?”, preguntó. Cheek estuvo de acuerdo, y después de explicarle cómo usar el dispositivo, le habló de lo que el Señor había hecho en su corazón. El director, emocionado, dijo: “Necesito esto en mi vida”.

Con el tiempo, Cheek se ganó la simpatía del director, quien le permitió distribuir Mensajeros a los 45 empleados del lugar. Luego, cuando la Palabra comenzó a cambiar el corazón del director, este permitió que los 375 reclusos recibieran Biblias.

Hace algunas décadas, Cheek era dueño de un negocio de venta de botes en una ciudad pequeña. Los tiempos eran difíciles, los cobros se amontonaban y el negocio casi fracasó. Luego su hermano, que trabajaba para él, se suicidó. El mundo de Cheek se vino abajo, muy poco de su vida tenía ya sentido. Pero en las profundidades de su dolor, una pregunta le inquietaba: ¿Para qué me creó Dios? ¿Cuál es su propósito para que yo esté aquí?

Pocos meses después de la muerte de su hermano, Cheek conoció al pastor M. A. Thomas, quien lo invitó a ir en un viaje misionero de corto plazo a la India, la tierra natal de Thomas. Le prometió a Cheek que si iba, encontraría las respuestas que buscaba.

Tal como lo prometió, el viaje a la India le dio las respuestas. La fe de los cristianos perseguidos en ese país no solo desafió a Cheek, sino que también profundizó su amor por Cristo. “Durante dos semanas, Dios se apoderó de mí, y me sentí como una frágil servilleta. Estrujó mi vida, y vi que el cristianismo era real”.

Además de Haití, Cheek ha llevado el Mensajero a la India, Rusia y el Líbano. Ahora quiere alcanzar a nuevos pastores haitianos que no tienen acceso a la formación bíblica. Después de haber escuchado las enseñanzas del Dr. Stanley durante décadas, insiste en que las predicaciones del Mensajero son vitales para estos ministros. “No estoy entregando un Mensajero cualquiera. Estoy entregando un Mensajero de un hombre que, durante muchos años, ha sido fiel a la verdad”.

Fotografía por Ben Rollins

Temas relacionados:  Madurez del creyente

Artículos relacionados

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A