Madre de la multiplicación

A Lyda Téllez le apasiona la capacitación de mujeres.

Como presidenta del ministerio de mujeres bautista de Cuba occidental, Lyda Téllez a menudo se encuentra rodeada de mujeres jóvenes. Su sonrisa acogedora y su personalidad extrovertida la convierten en un imán andante para quienes buscan una mentora espiritual. Pero Téllez no siempre estuvo interesada en el ministerio de mujeres. “No creía que esa labor fuera importante”, dice.

Durante años, ella había ayudado a su esposo a plantar iglesias, llevando a cabo caminatas de oración, evangelización y estudios bíblicos. Pero, después de enseñar cierto día, Téllez recogía sus notas cuando una joven le preguntó: “¿Puede enseñarme a orar?”. La mujer había recibido recientemente a Cristo y estaba desesperada por aprender más. Antes de que Téllez pudiera responder, otras diez mujeres, todas nuevas en la fe, vinieron y dijeron: “Nosotras también queremos aprender”.

Discipular a ese grupo se convirtió pronto en un floreciente ministerio. Ahora, a Téllez le apasiona la capacitación de mujeres para que cumplan la Gran Comisión. Dirige talleres en el Seminario Bautista de La Habana, en los que anima a las mujeres a crecer, ya sea como misioneras, laicas o amas de casa. “El papel de las mujeres en el reino es importante”, dice Téllez. “Somos una fuerza dentro de las iglesias”.

En diez años, los esposos Téllez han constituido tres iglesias nuevas. A medida que las reuniones se vuelven más numerosas las mujeres tienen más oportunidades para liderar. Bajo el discipulado de Téllez, algunas amas de casa se convierten en parteras espirituales, ayudando a dar a luz nuevas reuniones. Otras sirven por medio de la adoración, la oración, el discipulado o la enseñanza.

El secreto de su ministerio, confiesa Téllez, ha sido tomar prestada la Biblia Principios de Vida de su esposo. Esto la ayuda a preparar las conferencias de mujeres. “Busco los Principios de Vida”, dice, “y los desarrollo”. Ella tiene acceso limitado a internet, y a los pocos otros recursos cristianos que están disponibles.

En enero, cuando En Contacto auspició una conferencia de capacitación de pastores en La Habana, Téllez recibió su propia Biblia Principios de Vida, así como una tableta electrónica llena de valiosos recursos de discipulado. “Es un buen material para la multiplicación”, dice Téllez con una sonrisa, y ya está haciendo preparativos para sembrar nuevas semillas, con la expectativa de cosechar mucho más de lo que siembre.

 

Fotografía de Ben Rollins

Artículos relacionados

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A