Se acerca la cosecha

Alex Turner sueña con el evangelio que transforma la región Ngäbe-Buglé de Panamá.

La primera vez que Alex Taylor estuvo en la región Ngäbe-Buglé de Panamá, vio un camino de tierra que pasaba por viviendas hechas de bambú, chatarra y desechos. La gente de esta reserva tenía carencias económicas, pero lo peor de todo era que casi no habían sido alcanzadas por el evangelio.

Doce años después, ese camino está pavimentado, la electricidad está funcionando, y muchas casas han sido reemplazadas por estructuras de concreto. Y Taylor, un pastor misionero que se mudó con su familia a la región, ve el desarrollo de las iglesias a lo largo de la cordillera, en la ladera del Pacífico. Las mujeres mayores de 40 años, a quienes se les había negado la oportunidad de asistir a la escuela, ahora tienen Mensajeros de En Contacto que les enseñan la Biblia. Y doce mujeres jóvenes, que fueron abandonadas siendo niñas, son atendidas en el hogar de los Taylor. Hoy, varias de ellas enseñan clases de escuela dominical.

 

Las prácticas religiosas eran comunes, pero no muchas apuntaban hacia Cristo. Por tanto, Taylor comenzó a enseñar el evangelio. Al principio, la gente dudaba en abandonar sus rituales, pero pronto abrieron los ojos y familias fueron transformadas.

Taylor, quien utiliza YouTube para mantenerse al día con los mensajes semanales del Dr. Stanley, imparte entrenamiento para pastores y capacitación a estudiantes de Biblia. A medida que cada estudiante pastoral planta una iglesia, Taylor tiene la confianza de que dentro de diez años podría haber 100 nuevas comunidades de creyentes.

En las montañas están creciendo las iglesias, pero en otros lugares el trabajo apenas está comenzando. Taylor y los pastores de Ngäbe-Buglé irán bajando poco a poco a la ladera del Caribe para plantar iglesias. Un hombre ya vino de allí; y al enterarse de que podía ser salvo por medio de Cristo, invitó a Taylor y a los demás a su comunidad para que les hablaran de Cristo.

Aún así, hay kilómetros por recorrer, la mayoría a pie, hasta aldeas que están a diez o más horas de distancia. En estos días, el Mensajero llega antes que el pastor por medio de un par de niñas, por ejemplo, que no tienen más de 14 años y han caminado cuatro horas desde el Cerro del Águila para comprar productos en la cima de la montaña. Aunque Taylor no sabe mucho acerca de esa comunidad, sí sabe que un Mensajero y una copia del Evangelio de Juan les llevarán el mensaje antes que él.

Fotografía por Alan Gichigi

Temas relacionados:  Compañerismo entre creyentes

Artículos relacionados

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A