Una pregunta, cuatro respuestas

Cuatro autores hablan acerca de cómo hacen para redimir el tiempo.

¿CÓMO REDIME USTED EL TIEMPO QUE DIOS LE DA CADA DÍA Y LO UTILIZA DE MANERA PRODUCTIVA?

 

Redimo mi tiempo tratando de honrar a Dios y dándole prioridad a ese tiempo, de acuerdo con las prioridades que Él ha establecido. No siempre tengo éxito, pero eso me motiva a enfocarme en mi propio discipulado —pasando tiempo con el Señor y viviendo para Él. Eso me hace esforzarme por darle importancia a mi familia, y apartar tiempo para estar con mi esposa y mis hijas. Lo cual significa que soy mayordomo de mis roles, por lo que debo asegurarme de que lo que esté haciendo sea lo mejor que haga.

Ed Stetzer, Director Ejecutivo de LifeWay Research y autor de Subversive Kindgom (Reino subversivo)

 

La única manera que tenemos para redimir el tiempo es utilizarlo sabiamente. Es por eso que la Biblia nos dice: “Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno” (Ef. 515, 16 NVI). Me encanta que diga “tengan cuidado”, porque esto implica que se necesitará algún esfuerzo de nuestra parte para hacer buen uso de nuestro tiempo. ¿Se ha fijado acerca de lo fácil que es volverse perezoso? No debemos olvidar las razones por la que se nos ha dado tiempo: para amar a Dios, amar a los demás y hacer discípulos.

Lisa Chan, Coautora de You and Me Forever: Marriage of Light and Eternity (Usted y yo para siempre: Matrimonio de luz y eternidad)

 

Frases como: “El tiempo está en mi contra” y “¡se me está acabando el tiempo!” revelan lo mucho que vemos al tiempo como nuestro adversario, en vez de nuestro recurso. Pero la manera en que Jesús utilizaba su tiempo nos ayuda a ver (y a utilizar) el nuestro de una manera diferente. En un período de veinticuatro horas, Jesús se reunía con sus discípulos, predicaba, sanaba y oraba. Él tenía una meta: anunciar la buena nueva del Reino de Dios. Al dar poder a doce hombres, tenía en mente un gran plan que cubría con oración. Si nosotros seguimos su ejemplo, podemos redimir nuestro tiempo para la gloria de Dios.

Rich y Reneé Stearns, coautores de la revista devocional He Walks Among Us (Él camina entre nosotros)

 

En el Antiguo Testamento hay una expresión fascinante. Al referirse a la muerte de alguien, dice que éste murió “lleno de años”. Eso es lo que quiero —vivir cada año como si fuera el último, y utilizarlo para dar cumplimiento al plan de Dios. Si estoy en una residencia de ancianos, quiero dirigir estudios bíblicos, cantar, danzar y asegurarme de que todo el mundo allí conozca a Cristo. Envejecer es inevitable. Pero ¿va usted a llegar cojeando y gimiendo a la tumba, o descendiendo a toda prisa con su vieja y estropeada silla de ruedas a su funeral? Todos vamos a terminar de la misma manera, pero podemos hacer que llegar allí sea divertido.

Max Lucado, Autor de Días de gloria: Disfruta tu vida en la tierra prometida ahora.

 

Temas relacionados:  Vida espiritual  |  Madurez del creyente

Artículos relacionados

Amados tal como somos

Fingimos estar muy bien, pero a menudo estamos viviendo una falsa apariencia. No desperdicie su tiempo buscando la perfección, cuando puede buscar a Cristo quien le perdona y acepta ...

por
¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A