Encuéntrenme en el fuego

¿De qué manera nos refina la adoración abnegada y le muestra a Dios al mundo?

Desde la zarza ardiente hasta la columna de fuego en el desierto y las lenguas de fuego en Pentecostés, la presencia de Dios se manifiesta, a menudo, en una llama. La belleza, el calor y la luz resplandecieron en cada encuentro repentino y sagrado, lo cual fascinó a Moisés, guío a los israelitas y bautizó a los discípulos. Pero, ¿qué sucede cuando desaparece la distancia prudencial? ¿Qué sucede al entrar en el fuego?

 

Lea

Para sacar el máximo provecho de este estudio bíblico, lea Daniel 1–6. Ore para que el Espíritu Santo le guíe a la verdad que se encuentra en este pasaje. Permítase hacer preguntas para las cuales pueda no tener respuestas. Exprese su admiración en voz alta, imagine la escena y tome nota de cualquier asunto que le sorprenda u ofenda. Pero, sobre todo, confíe en el Señor. Él es el mejor maestro.

Pasaje clave: Daniel 3

 

Contexto

En el siglo VI a. C. Nabucodonosor desterró a muchos judíos a Babilonia. Entre ellos se encontraban Daniel, Sadrac, Mesac y Abed-nego, quienes recibieron altas posiciones administrativas (Daniel 2.48, 49).

 

Reflexione

Después de un período de tiempo, el rey erigió una estatua de oro, convocó a sus funcionarios a una ceremonia de dedicación y decretó que debían adorar la imagen.

  • Vea Daniel 3.4-7 y preste atención a la frase por lo cual (v. 7). ¿Cómo indujo Nabucodonosor a la multitud a rendirle culto?

  • La palabra postrarse aparece cuatro veces en el capítulo 3, y en cada ocasión va acompañada de la palabra adorar. ¿Qué indica eso en cuanto al papel del cuerpo en los actos de adoración? Vuelva a Daniel 2.46, donde se narra la reacción del rey ante la interpretación de Daniel del sueño. Nabucodonosor también se postra a los pies de Daniel. ¿Qué le dice esto acerca de la adoración mal dirigida?

  • En situaciones de adoración, ¿cómo su cuerpo glorifica a Dios? Piense ahora en cómo su cuerpo expresa entusiasmo, admiración y alegría en momentos menos espirituales, tales como eventos deportivos, celebraciones familiares, anuncios de buenas noticias. ¿Son sus expresiones premeditadas o espontáneas? ¿Dependen de cómo usted adora a Dios? Si es así, reflexione en cuanto al por qué.

 

Continúa la historia

En el contexto cultural del antiguo Medio Oriente, esta ceremonia de dedicación tenía más que ver con un juramento de lealtad a Babilonia, que con la adoración a una deidad. Al menos, es probable que así lo viera Nabucodonosor. Pero, para Sadrac, Mesac y Abed-nego, inclinarse ante alguien que no fuera Jehová, aunque solo fuera por razones políticas, era idolatría.

Incluso, hubo fervor en su desobediencia, la cual reveló su firme convicción de que Dios podría rescatarlos, y también su obediencia incondicional a Él.

  • Vea Daniel 3.13-15. Tomando en cuenta que Nabucodonosor estaba furioso por la deslealtad de los jóvenes judíos, ¿por qué cree que les dio una segunda oportunidad para adorar la imagen?

  • ¿Cómo describiría la autoestima del rey, según la segunda parte del versículo 15? Con eso en mente, ¿cuál diría que era la prioridad del rey: ser adorado o mantener el control?

  • En realidad la reacción de los tres hombres no fue defensiva, pero su postura fue inquebrantable: adorarían y servirían solo a Jehová. Incluso, hubo fervor en su desobediencia, la cual reveló su firme convicción de que Dios podría rescatarlos, y también su obediencia incondicional a Él (Vea vv. 17, 18.) ¿Es su adoración a Él condicional o incondicional?

 

Reflexione

Nabucodonosor cumplió su palabra y los tres hombres fueron arrojados al horno ardiente.

  • En el versículo 25, preste especial atención a la descripción de la cuarta persona que estaba en el horno. ¿Por qué cree usted que Nabucodonosor fue capaz de reconocerlo como un “hijo de los dioses”?

  • Muchos eruditos están de acuerdo en que la cuarta persona era el Cristo reencarnado. En el versículo 22, los guardias que llevaban a Sadrac, Mesac y Abed-nego al horno murieron calcinados, lo que significa que el calor podría haber matado a los jóvenes hebreos antes de que estos cayeran en el horno. ¿Qué le dice esto sobre la presencia y la protección de Dios? El texto dice que el rey fue el primero que vio a la cuarta persona en el horno. ¿Cuándo cree usted que Sadrac, Mesac y Abed-nego la vieron?

  • En el versículo 28, cuando Nabucodonosor alaba a Dios por salvar a los tres hombres, llega a entender la relación entre confiar en Dios y violar la orden real. ¿Por qué la confianza es un asunto que beneficia a todos? (Vea Mt 6.24).

  • Dios no es domado ni condicionado.

  • En Daniel 3.28, el rey Nabucodonosor señala también que Sadrac, Mesac y Abed-nego “entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que a su Dios”. Su lenguaje es muy parecido al de Romanos 12.1, donde Pablo dice a los creyentes: “que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo y santo... que es vuestro culto racional”. ¿Por qué la adoración es un acto de entrega? ¿De qué manera este relato ilustra el papel de la confianza en la adoración?

RECUERDE Adorar es confiar.

 

Repase

Durante las próxima semanas, utilice esta sección para repasar el estudio y considerar cómo se relaciona con su vida.

Como el fuego, Dios no es domado ni condicionado; el brillante calor que nos atrae puede iluminar la oscuridad a nuestro alrededor, y también destruir la oscuridad dentro de nosotros. Cuando Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron del horno, el rey y los funcionaros se asombraron al ver que nada había sido quemado por el fuego, ni siquiera sus cabellos o sus ropas (Daniel 3.27). ¿La excepción? Los únicos que sucumbieron a las llamas fueron quienes los ataron.

  • El saber que el fuego de Dios nos libera de las ataduras, ¿cómo redefine su perspectiva en cuanto a las pruebas y las tribulaciones en su vida? ¿Hay algún fuego al que deba someterse, en vez de sofocarlo?

  • En la Septuaginta griega, un pasaje apócrifo registra que Sadrac, Mesac y Abed-nego estaban cantando alabanzas a Dios mientras se encontraban en el fuego. Aceptado como canónico por algunas tradiciones cristianas, aunque no por la mayoría de las denominaciones protestantes, el pasaje incluye una oración de Azarías (Abed-nego) donde dice: “Conozcan que Tú eres solo el Señor, Dios y glorioso sobre todo el orbe”. Tenga en cuenta que fue en medio del horno donde la presencia de Dios fue más visible para el antagonista de la historia, Nabucodonosor. ¿Qué le dice eso en cuanto al impacto de la adoración abnegada en un mundo hostil? Con respecto a su propia vida, ¿le sensibiliza esto, o cambia sus expectativas acerca de lo que Dios pudiera revelar a otros cuando usted está en medio del fuego?

  • La adoración es un acto de confianza donde rendimos todo nuestro ser al Señor. Encontrarse con el Dios del fuego es un asunto arriesgado, pero es solo allí donde encontramos la verdadera libertad y comunión con Dios.

 

Ilustraciones por Adam Cruft

Temas relacionados:  Adoración

Artículos relacionados

Amados tal como somos

Fingimos estar muy bien, pero a menudo estamos viviendo una falsa apariencia. No desperdicie su tiempo buscando la perfección, cuando puede buscar a Cristo quien le perdona y acepta ...

por
¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A