Quédate conmigo

Los deberes familiares también se aplican a la familia de la fe.

El gran éxito de Ben E. King en 1961, “Stand by Me” (Quédate conmigo), habló a los corazones de todo el mundo a través de su expresión de vulnerabilidad y de agradecimiento a amigos leales. Como miembros del Cuerpo de Cristo, estamos llamados a ser esos “amigos leales” que se apoyan unos a otros en tiempos difíciles. El Señor Jesús dijo que eso no es solo importante; es, también, una señal fundamental de que le pertenecemos.

 

Lea

Para aprovechar al máximo este estudio, lea 2 Corintios 8.1-4 y 9.10-15. Pero primero, pida al Espíritu Santo que le guíe a la verdad que se encuentra en estos pasajes. Haga preguntas que puedan no tener respuestas. Pregunte en voz alta, imagínese la escena y tome nota de cualquier asunto que le sorprenda, turbe u ofenda. Y sobre todo, confíe en el Señor. Él es el mejor maestro.

Pasaje clave: 2 Corintios 8.1-4

 

Contexto

Todos sabemos que debemos ayudar a los necesitados, ¿verdad? Ayudar a los demás, sin importar quiénes sean, le importa a Dios. Pero en las epístolas, donde los apóstoles sientan las bases de cómo ser la Iglesia, se enfatiza de manera especial la generosidad.

 

Reflexione

El apóstol Pablo les cuenta a los corintios el gesto de gran amor por parte de los cristianos en Macedonia hacia los creyentes de Jerusalén. Aunque ellos mismos eran pobres, los macedonios dieron con generosidad para las necesidades de los otros santos, por considerar un privilegio ayudar de esta manera.

  • Pablo usa las palabras “abundancia de gozo” y “pidiéndonos con muchos ruegos” para describir el deseo de los macedonios de apoyar a la iglesia de Jerusalén. Piense en algún momento en que haya sentido la necesidad de ayudar a alguien de esta manera. ¿Cómo describiría el gozo que sintió??

  • Ayudarnos unos a otros en tiempos de necesidad es responsabilidad especial de la familia (1 Ti 5.8); y en Cristo, somos parte de la familia de Dios, unidos por el amor y el deber. Lea 2 Corintios 8.13-15. ¿Le ofende o complace la palabra “igualdad” en este caso? ¿Por qué?

  • Los creyentes de Macedonia, Corinto y Jerusalén no se conocían en persona. Pero el amor que Dios infunde en nosotros salva las distancias y nos une a través de grandes divisiones. ¿Alguna vez ha pasado por una experiencia similar? ¿De qué maneras? Si quisiera apoyar a hermanos en la fe alrededor del mundo, ¿cómo lo haría?

 

Continúa la historia

Ayudar en las necesidades no es lo único que logramos cuando los cristianos apoyamos y compartimos nuestras bendiciones.

  • Ayudar a otros creyentes resulta en gloria para nuestro Padre celestial. Versículos como 1 Corintios 10.31 nos recuerdan que glorificar a Dios no es solo un subproducto positivo de nuestras buenas acciones. Es una actitud del corazón que exalta al Señor a través del gozo, la acción de gracias y el servicio. Piense en los momentos de su vida en que lo ha experimentado.

  • Ayudarnos unos a otros en tiempos de necesidad es responsabilidad especial de la familia y en Cristo, somos parte de la familia de Dios.

  • Proveer para los hermanos en la fe también despierta gratitud a Dios y oraciones de bendición para la Iglesia, e intensifica el amor dentro del Cuerpo de Cristo (2 Co 9.12-15). Y como reconoció Pablo, la obediencia de una iglesia al evangelio da a otros gran gozo y aliento. ¿Ha habido alguna situación en su vida en la que la fe y el amor se fortalecieron a través de la ayuda mutua en la iglesia?

  • Los cristianos judíos de Jerusalén estaban muy necesitados. ¿Cómo cree usted que recibir ayuda de otra iglesia fue distinto a ser ayudados por no creyentes locales? Trate de imaginarse recibiendo tal ayuda, y cómo se sentiría en cuanto a sus hermanos en la fe, como en cuanto a Dios.

  • Versículos como 1 Corintios 6.5, 6 dejan claro que nuestro Padre celestial quiere que mantengamos ciertos asuntos “en familia”. ¿Cuáles podrían ser algunas razones en las que sea bueno para la iglesia ayudarnos unos a otros materialmente?

  • La iglesia de Corinto había prometido una ofrenda monetaria para los creyentes de Jerusalén, y Pablo les escribe para asegurarse que cumplirían. El mismo Jesucristo dijo que es de mayor bendición dar que recibir (Hch 20.35), pero a veces todos necesitamos un pequeño empujón. ¿Qué le ayuda a cumplir cuando su entusiasmo disminuye?

 

Reflexione

Es interesante que Pablo use tanto la honra (2 Co 9.1, 2) como la vergüenza (v. 4) para tratar de motivar a los corintios acerca de su ofrenda. Pero al final, todo se trata del amor. Tal vez por eso dice que den “una prueba de su amor” (8.24 NVI).

  • El apóstol Juan dijo a la iglesia primitiva que ayudar a nuestros hermanos en la fe en su necesidad material es una evidencia de que el amor de Dios vive en nuestros corazones (1 Jn 3.17, 18). Es más, la epístola de Santiago dice que no hacer esto demuestra que nuestra fe está muerta (2.15-17). ¿Estas palabras le animan o le asustan?

  • Segunda a los Corintios 9.12-15 señala que la generosidad en sí es gracia divina; en otras palabras, es un regalo que Dios nos ha dado. Visto de esta manera, un corazón generoso y la oportunidad para usarlo es algo para pedir y regocijarse.

 

Repase

Durante las próximas semanas, utilice esta sección para repasar el estudio y considerar cómo se aplica el mensaje a su vida.

La iglesia de hoy se preocupa por ayudar a los pobres; y no es de extrañar, ya que experimentar nueva vida en Cristo es, como lo indica Romanos 5.5, estar inundado de amor. El Espíritu de Dios nos da corazones compasivos, y sus bendiciones aumentan nuestra capacidad para ayudar a los demás. Además, acercarnos con amor para dar respuesta a las necesidades es una manera excelente de reflejar el amor de Dios y compartir el evangelio.

Pero la Palabra de Dios dice que es un privilegio especial proveer para las necesidades de un hermano en la fe (2 Co 8.4). Nuestro Padre celestial se deleita en sus hijos y se complace cuando nos ayudamos unos a otros.

Un corazón generoso y la oportunidad para usarlo es algo para pedir y regocijarse.

  • Lea de nuevo los versículos 1-4. ¿Qué explicación puede ver ahora para la “abundancia de gozo” expresada por los macedonios acerca de dar a la iglesia en Jerusalén? Note la frase de Pablo “la gracia de Dios que se ha dado” (v. 1). ¿Por qué cree que fue tan claro al decir a los corintios que esta generosidad fraternal era de Dios?

  • Mateo 25.35-40 es un pasaje al que se hace referencia con frecuencia, pero que a menudo se aplica mal. Lea esos versículos en los que el Señor Jesús dice a sus seguidores que solo entrarán en el reino quienes ayudaron a “los más pequeños”. ¿A quién cree usted que se refiere la frase “mis hermanos”? (Tenga en cuenta que Hebreos 2.11 dice que el Señor llama hermanos a los que ha santificado). ¿De qué mafnera Mateo 25.35, 36 da una nueva dimensión a su comprensión del gozo de los macedonios? ¿Cómo podría este pasaje hacer que reconsidere sus suposiciones en cuanto ayudar a los demás?

 

Ilustración por Adam Cruft

Temas relacionados:  Lectura de la Biblia

Artículos relacionados

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A