Reinos en conflicto

Al tropezarnos con una encrucijada en el camino, podemos encontrar ánimo en la historia de Ester.

Imagínese que se entera de que un miembro de su familia se encuentra en la calle, vestido con trapos sucios y haciendo el ridículo públicamente; y además, usted es una persona famosa. ¡Eso sí que sería una pesadilla! Ahora tiene idea de cómo debió haberse sentido la reina Ester cuando Mardoqueo, el primo que la crió, rompió su ropa y se echó ceniza en la cabeza delante de la puerta del rey.

 

Lea

Para aprovechar al máximo este estudio bíblico, lea todo el libro de Ester, preferiblemente de una sola vez. Antes de comenzar, pídale al Espíritu Santo que le guíe a la verdad que se encuentra en los diez capítulos. Pregunte en voz alta, imagine la escena y tome nota de todo lo que le sorprenda, confunda e incluso ofenda. Pero, sobre todo, confíe en el Señor. Él es el mejor maestro.

Pasaje clase: Ester 4–5.1

 

Trasfondo

Ester, llamada originalmente Hadasa, era una huérfana judía que había sido criada por Mardoqueo, sobrino de su padre. Alrededor del 479 a. C., durante el primer imperio persa, Ester se convirtió en reina por su matrimonio con el rey Asuero (muchos consideran que se trata de Jerjes I), cuando su predecesora, Vasti, fue depuesta por desobedecer una orden real.

Más tarde, el consejero principal del rey, Amán, un descendiente de los amalecitas, continuó con la hostilidad de su pueblo contra los judíos, y concibió un plan para destruirlos. Ester y Mardoqueo tuvieron un papel decisivo en la frustración de la malvada trama, una liberación que todavía se celebra hoy en la fiesta judía de Purim.

 

Reflexione

Una de las palabras clave en el libro de Ester es favor. Desde el momento en que entró en el harén del rey (Ester 2.9), Ester se ganó el favor de todos los que interactuaron con ella, incluso el propio Jerjes (Ester 2.15-17). Como resultado, el rey hizo una gran fiesta para Ester e invitó a todos los funcionarios; y además fue generoso con su corte real, servidores y súbditos (Ester 2.18).

  • Piense en el efecto del favor en la historia de Ester, y en la manera en que Dios ve el propósito de ese favor. Al pensar en su propia vida, ¿en qué áreas disfruta del favor de personas influyentes? ¿Ha beneficiado ese favor a alguien más, aparte de a usted mismo?
 

Continuación de la historia

Aunque Esther había “llegado al trono” (Ester 4.14 NVI), su rol de reina no era propiamente seguro, pues con su corona vino también la crisis. Cuando preguntó qué pasaba, la noticia era alarmante: todos los judíos iban a ser asesinados por orden del rey Asuero, el esposo de Ester. Como judía y reina de Persia, Ester sintió pronto la tensión que conlleva el pertenecer a dos reinos en conflicto. Y la manera en que ella tomó conciencia de la difícil situación, fue al enterarse de la conducta de su primo.

Aunque Esther había “llegado al trono”, su rol de reina no era propiamente seguro, pues con su corona vino también la crisis.

En aquellos días, los judíos usaban cilicio y cenizas para simbolizar luto. Ester sabía que el aspecto de Mardoqueo no era simplemente una cuestión de estilo. Pero, en vez de indagar la causa de su tristeza, primero se ocupó de su estado (enviándole ropa limpia). Solo cuando él la rechazó, le preguntó qué pasaba. La noticia era alarmante: los judíos de todo el reino iban a ser asesinados por orden del rey Asuero, el esposo de Ester. Tales órdenes no podían ser revocadas, por lo que parecía que el destino del pueblo de Dios había sido sellado. Toda esperanza estaba perdida.

¿O no? Mardoqueo le rogó a Ester que usara su influencia con el rey en favor de su pueblo. Pero la idea aterrorizó a la joven reina. Le recordó a Mardoqueo la ley persa que casi con toda certeza él ya sabía: cualquiera que se presentara delante del rey sin ser llamado sería condenado a muerte, a menos que el rey extendiera su cetro en un acto de misericordia. Y dado el historial de conducta de Asuero, tal clemencia parecía poco probable.

Reflexione

Dios no utiliza nuestra propensión al temor en contra de nosotros.

Viendo la situación desde la perspectiva de Ester, solo había dos caminos posibles, y ambos conducían a la muerte; la única diferencia era a manos de quién perecería. Pero Mardoqueo replanteó la situación, diciendo que este aparente callejón sin salida era quizás el papel providencial que ella tendría, en lugar de su ruina: ¿Y si esto no era un accidente? ¿Qué tal si has sido llamada a esta situación de tensión, no para sobrevivir, sino para rendirte? Tres días después de ayuno y oración, encontramos a Ester de pie en el patio interior del palacio dispuesta a perder su vida para poder salvarla.

  • ¿Puede pensar en alguna situación de su vida en la que sienta tensión entre el gobierno de Dios y el gobierno del mundo? ¿Cómo ha luchado con esa fricción?
  • La reacción inicial de Ester fue la pasividad (Ester 4.11). ¿Se identifica usted con ella? Si es así, no se desanime: Dios no utiliza nuestra propensión al temor en contra de nosotros.
  • Lea otra vez la respuesta de Mardoqueo (Ester 2.14), y note cómo le animó a Ester a reflexionar sobre su decisión. ¿Qué cree usted que consideró ella la parte más motivadora del razonamiento de su primo? ¿Alguna vez ha sentido usted que Dios le eligió para una tarea importante?

RECUERDE Derrote los riesgos.

Repase

Durante las próximas semanas, utilice esta sección para repasar el estudio y pensar en cómo se aplica este mensaje a su vida.

¿Ha enfrentado alguna situación en la que la fricción entre el mundo y el reino de Dios le ha incomodado? Tal vez le esté pasando ahora mismo, tenga conflictos familiares o haya disturbios en su ciudad. Quizás sienta cada opción como un callejón sin salida, y esté empezando a desesperarse. Pero la historia no había terminado para Ester, y tampoco ha terminado para usted. Dios tiene una visión para esa crisis y para el rol que usted desempeña en ella. Lea Ester 4.16, donde dice específicamente: “Entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca”. El comienzo de la influencia de Ester fue su entrega al peor escenario: la muerte.

Como hizo Mardoqueo con Ester, Dios se acerca a nosotros en nuestro temor, enfrentando nuestro instinto de autoconservación cuando este instinto está en conflicto con su voluntad, y nos invita a ceder el control de nuestra vida para aceptar nuestro lugar en su larga historia.

  • ¿Dónde necesita conseguir paz en su vida para someterse a la voluntad de Dios? En Ester 5.1, encontramos a la reina judía de pie en el patio interior del palacio, violando la ley de un reino para salvar a otro. Piense en su situación: ¿Prevé usted un momento en el que honrar a Dios requerirá que vaya en contra del “imperio de la ley”, ya se trate de normas, convencionalismos sociales o incluso tradiciones religiosas? ¿De qué maneras la valentía de Ester y la salvación dada por Dios cambian su perspectiva o sus planes?
  • Cada situación es única, por lo que es fundamental confiar en la guía del Espíritu Santo. Al pensar usted en lo que podría ser la entrega de su vida, considere los riesgos que podrían ser necesarios, y la aversión innata que podría sentir. Obedecer a Dios puede ser un asunto peligroso, pero siempre vale la pena.

Ilustracion de Adam Cruft

Temas relacionados:  Lectura de la Biblia

Artículos relacionados

Amados tal como somos

Fingimos estar muy bien, pero a menudo estamos viviendo una falsa apariencia. No desperdicie su tiempo buscando la perfección, cuando puede buscar a Cristo quien le perdona y acepta ...

por
¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A