Todas las cosas hechas nuevas

La madurez espiritual requiere tiempo, y la eliminación de los obstáculos.

Desde finales de los años 80, los reality shows se han convertido en uno de los géneros favoritos de TV. Ha habido innumerables programas de este tipo, abarcando una docena de categorías diferentes en casi todos los canales. Un tema popular es el cambio de imagen, ya sea renovando la vestimenta, cambiando o reorganizando el mobiliario de la casa, dejando malos hábitos para salir de deudas, o perdiendo peso en un programa de ejercicios. Pero vemos, también, una tendencia similar en otras áreas: los diseñadores gráficos y los gurús de los medios de comunicación ofrecen servicios de rediseño de identidad, desde sitios web hasta logos modernizados e imágenes corporativas actualizadas. Y los expertos prometen ayudarnos a tener éxito profesional y afectivo.

Usted probablemente puede identificarse con esto; la mayoría de nosotros tenemos, por lo menos, un par de aspectos que nos gustaría cambiar. Cuando éramos niños, muchos de nosotros fantaseábamos con la idea de convertirnos en superhéroes o en princesas; o en ricos y famosos. Jóvenes y ancianos han estado siempre fascinados por quienes experimentan transformaciones dramáticas.Sus historias nos dan la esperanza de que podemos superarnos y de que nuestras circunstancias pueden mejorar de alguna manera.

 

Lea Efesios 4.11-32

Antes de abrir su Biblia, pida al Espíritu Santo que le indique lo que Él quiere que usted aprenda de este pasaje. Lea después el pasaje, y anote sus primeras impresiones: ¿Qué preguntas tiene usted? ¿Hay algo que no es claro? ¿Qué versículos hablan a su situación actual, y cómo lo hacen?
 

En su carta a la iglesia en Éfeso,el apóstol Pablo desdeñó las vagas filosofías sobre la vida cristiana, y en lugar de eso presentó un plan detallado para pasar de la niñez espiritual a la madurez. Esta lista de requisitos puede parecer algo difícil, pero si alguien estaba calificado para dar instrucciones tan rigurosas, esa persona era Pablo. Él había experimentado ya lo que estaba predicando, hasta el punto de ir a la cárcel por amor a Cristo.

Antes en su carta (vea Efesios 2.10), Pablo había exhortado a los creyentes de Éfeso a andar en las buenas obras para los cuales Dios las había creado Luego, en los versículos 22-24 del capítulo 4, los insta a crear espacio para la justicia y la santidad de Dios, desechando cualquier rastro de su vieja identidad pecaminosa.

Uno pudiera comparar este proceso con lo que experimentan algunos animales a medida que se desarrollan:los lagartos y las serpientes se desprenden de sus pieles, los cangrejos pierden la cubierta exterior, y las orugas se transforman en mariposas. Isaías, de hecho, pudo haber estado pensando de esta manera cuando escribió sobre las águilas (Is 40.30,31); las suaves e inmaduras plumas del ave son reemplazadas por plumas más fuertes, por medio de un proceso conocido como muda.

Si tales animales se resistieran a sufrir dicho cambio, con toda probabilidad se debilitarían y morirían. De manera semejante, si nosotros nos oponemos a la obra del Espíritu Santo en nuestro corazón, obstaculizamos nuestro crecimiento espiritual y nos convertimos en cristianos débiles e infructuosos.

Reflexione

Escriba sus ideas en su diario.

  • Aunque Dios nos ofrece salvación y un nuevo nacimiento, Él también está ocupado en renovar al mundo, y cada creyente tiene un papel que desempeñar en el avance de su reino. Podemos pensar que nuestra pereza o apatía espiritual solo nos afectan a nosotros, pero, como dice el dicho, si no somos parte de la solución, somos parte del problema. Lea Apocalipsis 21.5, Lamentaciones 3.22, 23 e Isaías 43.18, 19. ¿Cómo puede el estancamiento de un cristiano convertirse en piedra de tropiezo para otros?

  • Jesús dijo a los discípulos que para ser sus seguidores, debían negarse a sí mismos para seguirle (vea Lucas 9.23). Tratar de seguir a Cristo y estar al mismo tiempo aferrados a nuestra vieja vida es como intentar cultivar un jardín sin sacar primero la maleza; o reconstruir una casa sin quitar primero los escombros. Lea Hebreos 12.1. Entre los obstáculos característicos del crecimiento espiritual están el pecado no confesado, el corazón resentido, el egoísmo, el amor a las cosas mundanas y la ignorancia de la Palabra de Dios. ¿Alguno de estos obstáculos le están impidiendo correr la carrera de la fe?

Responda

  • ¿De qué manera ha visto usted al Señor haciendo “nuevas todas las cosas”? ¿Cómo diría usted que ha contribuido al avance del reino de Dios? ¿Puede pensar en situaciones en las que pudo haber sido un estorbo?

  • Pídale a Dios que le muestre cómo pueden ser la renovación y el avivamiento en su vida, y cómo puede usted crear espacio para que Él se mueva de una manera poderosa.

  • Si usted nunca ha experimentado el milagro del renacimiento espiritual, es decir, de haber nacido de nuevo, pida a un pastor o a un amigo cristiano que le explique cómo puede Jesús convertirse en su Señor y Salvador.

Repase

Temas relacionados:  Lectura de la Biblia

Artículos relacionados

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A