Ver no siempre es creer

Las cosas pueden cambiar en un instante.

Cuando Cristo murió en el Calvario, también murió la esperanza de los discípulos de tener un Mesías. Sin ninguna razón para quedarse en Jerusalén, dos discípulos apesadumbrados se dirigen a Emaús. Sin saberlo, el viaje está a punto de convertirse en una visita guiada a través de la Palabra de Dios, dirigida nada menos que por el Verbo mismo. Pero no es hasta que llegan a su destino y parten el pan juntos, que sus ojos se abren.

 

Lea Lucas 24.

Pero primero, pida al Espíritu Santo que le guíe a la verdad que se encuentra en este pasaje. Hágase preguntas en voz alta, imagínese la escena, y tome nota de cualquier cosa que le sorprenda, turbe o incluso ofenda. Y sobre todo, confíe en el Señor. Él es el mejor maestro.

Pasaje clave: Lucas 24

 

Contexto

Las esperanzas de los discípulos quedan deshechas cuando el Señor, desfigurado y escarnecido, toma su último aliento en la cruz. El temor de ser implicados por asociación aumenta su desaliento, y pasan ese sombrío fin de semana encerrados en el aposento alto (Jn 20.19).

 

Reflexione

Aun antes del amanecer del tercer día, las dos Marías, Juana y otras mujeres corren a la tumba, solo para ser interceptadas por visitantes sobrenaturales.

  • ¿Qué indica la presencia de las mujeres en la tumba con las especias funerarias en mano? O dicho de otra manera: ¿Qué repercusión tienen sus acciones en aquello en lo que han depositado su fe?

  • Observe cómo los ángeles hacen frente de manera sutil a la incredulidad del grupo, con una pregunta retórica: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?” (Lc 24.5). Piense ahora en su propia vida: ¿De qué manera se alinean sus acciones con lo que Dios ha prometido? ¿Por lo general actúa sobre la base de sus esperanzas o de sus temores?

  • En esa época, las mujeres gozaban de muy poco poder y respeto; desde el punto de vista legal, por ejemplo, el testimonio de una mujer era inadmisible en un tribunal. Por lo tanto, no es sorprendente que los discípulos consideren la historia de las mujeres como “locura” (v. 11). ¿Cómo se puede aplicar esto a su experiencia personal, es decir, a qué tipo de personas es usted propenso a hacer caso omiso? Al tener en cuenta que la historia de las mujeres no es solo una buena noticia sino la Buena Noticia, ¿qué mensajes de Dios podría usted estar pasando por alto debido a que los mensajeros no parecen creíbles?

 

Continúa la historia

Ese mismo día, dos discípulos salen de Jerusalén a Emaús, y en el camino se les une un compañero inesperado.

¿Qué mensajes de Dios podría usted estar pasando por alto debido a que los mensajeros no parecen creíbles?

  • ¿Por qué cree usted que Jesucristo evita que los dos hombres lo reconozcan?

  • Del trío, ¿quién controla la conversación? ¿Por qué cree usted que el Señor se demora tanto tiempo para explicar la Palabra de Dios (v. 27)?

  • Da la impresión de que los dos discípulos tenían la intención de pasar la noche en Emaús (vv. 28, 29), pero después de que el Señor se les revela, regresan a Jerusalén esa misma noche. ¿De qué manera este repentino cambio de actitud después de su encuentro con Cristo es una metáfora del arrepentimiento?

  • Es probable que estos discípulos hayan estado en Jerusalén para celebrar la Pascua, y es posible que su viaje a Emaús fuera parte de su regreso a casa. Piense en cómo la Resurrección de Cristo impactó la experiencia de su propia salvación: si su cuerpo se hubiera quedado en la tumba, ¿habría usted regresado a su antigua vida y manera de vivir?

 

Reflexione

Animados por el encuentro divino, los dos discípulos se apresuran a volver a Jerusalén para contárselo a los demás. Mientras intercambian historias con entusiasmo, el Señor Jesús aparece en medio de ellos.

  • Tenga en cuenta que este grupo acababa de declarar que Cristo se le había aparecido a Pedro (v. 34), así que por tercera vez en 24 horas han recibido la confirmación de la Resurrección. Entonces, ¿por qué siguen sin creer cuando Jesucristo aparece (vv. 38, 40)?

  • Por tercera vez en 24 horas han recibido la confirmación de la Resurrección.

  • Observe como Lucas afirma que los discípulos creen que están viendo un espíritu (v. 37). ¿De qué manera el Señor los corrige (vv. 39-42)?

  • Consideremos la importancia de este momento a la luz de lo que el apóstol Juan escribió más tarde: “Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne” (2 Jn 1.7). ¿Cómo aclara este versículo la insistencia del Señor en que los discípulos palpen su cuerpo resucitado?

  • Compare este encuentro con el de Emaús. ¿En qué se parecen? ¿En qué se diferencian? En términos de fe en el Señor, ¿qué le enseñan los dos incidentes acerca de la conexión entre la exposición de las Sagradas Escrituras y la experiencia personal?

  • La fe no es solo un ejercicio mental para llegar a una conclusión. Porque Cristo ha resucitado, no nos deleitamos en los principios religiosos, sino en una persona real.

 

Repase

En las próximas semanas, utilice esta sección para repasar el estudio y considerar cómo se aplica este mensaje a su vida.

Ir de Jerusalén a Emaús le habría llevado a los discípulos unas tres horas, tiempo suficiente para tener una conversación profunda acerca de los acontecimientos más recientes. Y para ello necesitarían una buena cantidad de tiempo, considerando quién se les unió y lo que tenía que decirles.

Nuestro amor no tiene que ser urgente o precipitado. Siga su ejemplo y recuerde que tiene tiempo para una desviación divina.

  • Piense en el viaje de estos dos discípulos en términos de dirección y decisión: se dirigían a Emaús por voluntad propia. Cuando el Señor Jesús se les unió en el camino que ya habían elegido, ¿intentó cambiar su lugar de destino? ¿Qué le parece el regreso apresurado de ellos a Jerusalén? ¿Lo decidieron ellos o fue una orden del Señor?

  • ¿Cómo moldea esto su opinión acerca de lo que significa acompañar a alguien en su peregrinación de fe? ¿Alguna vez ha tratado de obligar a alguien a cambiar de dirección? ¿O se ha sentido cómodo al tomar el camino largo que la persona haya escogido?

  • Lea otra vez los versículos 17 y 21. ¿Cómo describiría el estado emocional de los discípulos? ¿De qué manera cree que su dolor moldeó su conversación con el Señor en el camino? Considere que, aunque el mismo Mesías les explicó las Sagradas Escrituras, eso no fue suficiente para abrirles los ojos a la realidad de su Resurrección. Aunque no está claro qué fue lo que les quitó el velo de los ojos, hay algo que sabemos con certeza: sucedió en una mesa. ¿Qué le dice eso acerca de la importancia de la conexión y de la hospitalidad cuando se trata de compartir las buenas nuevas?

  • Ser celosos de la verdad o estar preocupados por la salvación de las personas, puede apresurar nuestras interacciones con ellas. Pero mire al Señor Jesús —nuestro amor no tiene que ser urgente o precipitado. Siga su ejemplo y recuerde que tiene tiempo para una desviación divina.

 

Ilustraciones por Adam Cruft

Temas relacionados:  Lectura de la Biblia

Artículos relacionados

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A