¿Ya llegamos?

Solo porque hemos sido liberados de la opresión no significa que seamos libres.

Como un veneno insidioso que se filtra por las venas, la opresión no solo se posó sobre la piel de los esclavos israelitas, sino que se infiltró en sus espíritus, paralizando los corazones y castrando las esperanzas. Después de 400 años, cuando la liberación apareció en el horizonte por medio de Moisés, el pueblo de Dios aprendió que la libertad es más que huir de los opresores. Es un viaje a lo desconocido.

 

Lea

Para aprovechar al máximo este estudio bíblico, lea Éxodo 11-17. Pero primero, pida al Espíritu Santo que le guíe a la verdad que se encuentra en estos capítulos. Haga preguntas que puedan no tener respuestas. Pregunte en voz alta, imagínese la escena y tome nota de cualquier cosa que le sorprenda, turbe u ofenda. Y sobre todo, confíe en el Señor. Él es el mejor maestro.

Pasaje clave: Éxodo 13-14

 

Contexto

En Génesis 15, Dios le dijo a Abraham que sus descendientes serían “esclavizados y oprimidos cuatrocientos años” en una tierra extranjera, pero que después “[saldrían] con gran riqueza” (Génesis 15.13, 14). En Éxodo encontramos el cumplimiento de esa profecía (Éxodo 12.23-36) y detalles del rescate de los israelitas. Pero incluso después de su asombrosa liberación, hay muchas lecciones que como antiguos esclavos debemos aprender en el camino hacia la libertad.

 

Reflexione

La libertad tiene un precio, no es una experiencia de “una vez y listo”. Consiste en decidir confiar en Dios para que nos guíe a un territorio desconocido, un viaje que puede costarnos nuestra comodidad y seguridad.

  • En Éxodo 6.2, 3, Dios le informa a Moisés que ni siquiera los patriarcas lo conocieron como Jehová. ¿Por qué cree usted que Dios eligió este momento en la cronología de los israelitas para revelar su nombre?

  • Considere la situación desde la perspectiva de los israelitas, los cuales han sido esclavos durante siglos y asumen que Dios ha ignorado sus ruegos. Pero ahora aparece en escena, diciéndoles que deben huir de sus opresores y formar su hogar en una tierra al otro lado del desierto. Si usted estuviera en la misma situación, ¿confiaría fácilmente en Dios? Con eso en mente, lea Éxodo 10.1, 2. ¿De qué manera estaba el Señor inspirando confianza en su pueblo?

  • Piense en su propio testimonio —en las veces que Dios se le presentó de maneras milagrosas, grandes o pequeñas. ¿Cómo el poner por escrito lo que Dios ha hecho en su vida en el pasado, influye en la manera en que confía en Él? ¿Qué historias puede transmitir a las futuras generaciones para inspirar esperanza en la fidelidad de Dios?

 

Continúa la historia

La confianza se crea de manera gradual, y, a menudo, de manera inesperada.

La confianza se crea de manera gradual, y, a menudo, de manera inesperada. Dios estaba a punto de guiar al pueblo a Pi-hahiroth (Éxodo 14.1, 2), un callejón sin salida que parecía significar la aniquilación en manos del ejército de Faraón. Sin embargo, los israelitas no solo serían salvados allí, sino que también verían a sus enemigos destruidos de una manera sobrenatural.

  • En Éxodo 13.17, Moisés observa que el camino que Dios escogió para los israelitas no era el más directo, pero sí el más estratégico. Al recordar que más adelante el Señor se identifica como el pastor de Israel, ¿cómo diría usted que Dios adecúa nuestra capacidad para enfrentar el conflicto?

  • Note que Dios los aleja de conflictos potenciales, aunque el versículo 18 (NVI) declara que “los israelitas salieron de Egipto en formación de combate”. ¿Por qué cree que Dios los preparó para el combate?

 

Reflexione

Aunque los israelitas han sido liberados de la esclavitud físicamente, la mentalidad de opresión persiste en sus acciones y actitudes.

Los israelitas ya tenían toda una historia con Dios que estaba floreciendo con la liberación, los milagros y la intervención sobrenatural a favor de ellos.

  • Lea Éxodo 14.10-12, 16.1-3 y 17.1-3. En términos de la reacción de los israelitas ante la adversidad, ¿cómo describiría usted la conducta de ellos?

  • Tenga en cuenta que para cuando los israelitas enfrentan cada una de estas dificultades, ya tenían toda una historia con Dios que estaba floreciendo con la liberación, los milagros y la intervención sobrenatural a favor de ellos. ¿Por qué, entonces, cree usted que confiar en Él seguía siendo tan difícil para ellos?

  • Lea una vez más Éxodo 14.10-12 y 16.3. ¿Por qué cree usted que la tensión de la situación llevó a los antiguos esclavos a idealizar su pasado en Egipto? ¿Alguna vez ha recurrido a la nostalgia y a la fantasía cuando el presente ha parecido ser demasiado difícil de enfrentar?

  • Considere que si los israelitas hubieran regresado a Egipto, es muy probable que hubieran sufrido una opresión aún más dura en represalia por su rebelión. ¿Cómo el pensar en eso moldea su propia perspectiva acerca de la capacidad de la nostalgia para distorsionar la realidad y cualquier peligro relacionado?

  • ¿Qué papel juegan la valentía, la confianza y la perseverancia a la hora de buscar libertad? ¿Cómo se relaciona la ley con la libertad?

RECUERDE La libertad obedece.

 

Repase

Durante las próximas semanas, utilice esta sección para repasar el estudio y considerar cómo se aplica el mensaje a su vida.

Gálatas 5.22, 23 define al fruto del Espíritu como amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza —cualidades que anhelamos tener en cantidades cada vez mayores. ¿Seguro que es así? En un análisis más detallado, lo más probable es que la templanza (el dominio propio) sea la cualidad menos favorita de todas. Francamente, suena como lo opuesto a libertad, un ejercicio laborioso y aburrido al decir “no” todo el tiempo. Pero, en realidad, el dominio propio es la expresión de la misma libertad que acompaña la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida (2 Co 3.17).

La libertad consiste en decidir confiar en Dios para que nos guíe a un territorio desconocido, un viaje que puede costarnos nuestra comodidad y seguridad.

  • ¿Qué pensamientos vienen a su mente cuando piensa en dominio propio? ¿Qué es lo opuesto y cómo lo describiría? Piense en circunstancias o aspectos de su vida que se sintieron fuera de control. ¿Se sentía libre mientras luchaba con tales situaciones? ¿Cómo habría cambiado su experiencia si se hubiera entregado a Dios?

  • Al reflexionar en lo dicho, considere las palabras del apóstol Pablo en Romanos 6.16-18. ¿Cómo entiende él la libertad en términos de esclavitud a uno u otro amo? Note que solo hay dos opciones, y ambas involucran obediencia a una entidad externa: el pecado o la justicia.

Ilustraciones por Adam Cruft

Temas relacionados:  Lectura de la Biblia

Artículos relacionados

¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A