Más allá de la última carretera

Viajar por la cuenca del río Amazonas es arduo. Cuando la aldea más cercana está a cinco horas de distancia, es difícil difundir el evangelio o discipular a un rebaño. Sin embargo, el gozo del Señor le da nuevas fuerzas a los creyentes del lugar.

Mantengamos la fe

Cuando los misioneros se fueron, los nuevos creyentes se quedaron solos. Sin embargo, los miembros de este grupo siguieron animándose los unos a los otros en Cristo mientras esperaban una Biblia en su idioma.

Archivo de artículos