enero 2017

Del corazón del pastor

¿Le resulta difícil creer que Dios le ama y le cuida?

¿Le resulta difícil creer que Dios le ama y le cuida? Lamentablemente, no es el único. Muchos cristianos tienen este problema, les cuesta creer que el Señor, en toda su gloria y majestad, se interese en simples individuos como ellos. Tal vez se sienten indignos de la atención de Dios o piensan que Él está demasiado ocupado gobernando el universo como para preocuparse de nuestros asuntos. Bueno, sin importar cuál sea la razón de sus dudas, ellos están perdiendo la inmensa alegría de tener una relación estrecha y personal con el Dios que les ama y desea caminar con ellos todos los días.

David escribió el Salmo más conocido de todos, allí se describe el cuidado amoroso que Dios tiene por nosotros: el Salmo 23. En el primer versículo, él identifica al Señor como “mi pastor”. Dios no es simplemente un pastor o uno de muchos, sino es un Pastor único. Esto implica una estrecha relación entre las ovejas y el Pastor.

Dios es omnisciente, Él sabe exactamente lo que necesitamos.

La base de esta relación se encuentra en Juan 10.11. El Señor se identifica a sí mismo como el Buen Pastor, Él dice: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas”. Si aceptamos nuestra condición de pecadores, si reconocemos por fe que Cristo murió por nosotros, le recibimos como nuestro Salvador, llegamos a ser sus ovejas y podemos confiar en que Él nos cuidará.

El resto del Salmo 23 nos detalla lo que podemos esperar de nuestro amoroso Pastor. Cada versículo nos describe la manera en que Él demuestra su tierno cuidado por nosotros. En primer lugar, El Señor es el Pastor que provee para nosotros. “Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará” (vv. 1, 2). Dios es omnisciente, Él sabe exactamente lo que necesitamos. Podemos confiar en que proveerá para todas nuestras necesidades físicas, emocionales y espirituales. Ahora bien, esto no quiere decir que nos dará exactamente lo que pidamos y en el tiempo que esperemos, pero sí podemos estar seguros de que Él hará aquello que es mejor para nosotros.

Segundo, el Señor es el Pastor que nos guía. “Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre” (v. 3). Jesús dijo que sus ovejas oyen su voz y le siguen (Jn 10.27). Cuando estuve en Israel en 1963, tuve la oportunidad de observar la manera en que los pastores y las ovejas interactúan. Una noche, dos pastores y sus rebaños llegaron al mismo pozo. Inmediatamente las ovejas se mezclaron entre sí hasta que los rebaños no podían distinguirse el uno del otro. Sin embargo, cuando uno de los pastores empezó a retirarse, llamó a sus ovejas, y ellas inmediatamente se separaron de las demás y lo siguieron.

Así, exactamente, es cómo debemos responder a nuestro Pastor. Él siempre nos guía de la manera correcta, pero muchas veces, somos propensos a divagar. A veces pensamos que otros pastos se ven más verdes que el que Dios ha elegido para nosotros. O simplemente quitamos nuestros ojos del Pastor, nos perdemos y nos metemos en problemas. Sin importar el lugar o la razón de nuestra separación, nuestro Pastor siempre viene a encontrarnos. Él no nos golpea con su vara porque seamos desobedientes, simplemente nos recoge y nos lleva a casa, regocijándose porque fuimos hallados y restaurados (Lc 15.4-6).

Tercero, el Señor es el Pastor que nos protege. “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento” (v. 4). Todos los caminos que Dios escoge para nuestra vida, tienen el propósito de santificarnos y hacernos justos. Esto, a veces, significa que debemos atravesar valles oscuros. Sin embargo, no importa lo difícil o amenazante que parezca el camino, no hay necesidad de temer porque nuestro Pastor está siempre con nosotros. Cuando ponemos nuestros ojos en Él, podemos perseverar y demostrar un carácter más parecido al de Cristo que le glorifique a Él y nos beneficie a nosotros.

Sin embargo, no importa lo difícil o amenazante que parezca el camino, no hay necesidad de temer porque nuestro Pastor está siempre con nosotros.

La vara y el cayado (o bastón) del pastor son símbolos de protección y tranquilidad para las ovejas, no les causa miedo. Con su cayado, el pastor recoge suavemente a las ovejas que se pierden, y su vara la usa para protegerlas de los animales salvajes. Cada noche, cuando las ovejas se acercan al redil, el pastor pone su vara a través de la puerta y cuenta las ovejas mientras entran, hasta que todas están adentro.

Finalmente, el Señor es el Pastor que hace preparativos para nosotros. “Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando” (v. 5). Así como los huéspedes de honor en la antigüedad eran ungidos con aceite, Cristo nos invita a sentarnos y disfrutar de la comunión con Él. En medio de las luchas que nos amenazan o nos preocupan, encontramos descanso en su presencia. Después de pasar tiempo a solas con Él, orando y leyendo su Palabra, nuestra copa vacía es llenada y nuestras fuerzas restablecidas.

Los beneficios de seguir fielmente a nuestro Pastor se encuentran en el versículo 6: “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días”. Todo lo bueno que Dios hace por nosotros en esta vida es sobrepasado por este verso. Él no únicamente nos ofrece de su gracia todos los días de nuestra vida, sino además, algún día nos llevará al cielo donde moraremos con Él para siempre. El Señor Jesucristo es ciertamente nuestro buen Pastor.

Fraternalmente en Cristo,

Charles F. Stanley

P.D. El año nuevo siempre es una buena oportunidad para nuevos comienzos. En Ministerios En Contacto oramos para que el año 2017 sea un año de bendición y crecimiento espiritual, un año en que usted siga fielmente al Buen Pastor. No importa adonde Él le guíe o las situaciones que le esperen el próximo año, Él siempre estará con usted, guiándole y guardándole.


¿Qué ocurre con mis anotaciones?
Color de fondo:
Claro
Aa
Oscuro
Aa
Tamaño de letra:
A
A
A